"Soy feliz ayudando a la gente"

Frente a esta situación, cualquiera se sentiría decepcionado y sin esperanzas, pero él tiene una perspectiva muy diferente de esta realidad.

Comenzó sus vida de la manera más difícil, peleándola para comer, cirujeando y lustrando zapatos.

"Viví mucho en la calle, es muy triste, sufrí mucho y hoy sufro por la gente que no tiene nada para comer, porque se por lo que están pasando", cuenta de su infancia.

Recuerda que fue José María Sanchez quien lo rescató de esta vida y le dio la oprtunidad de trabajar en una de sus carnicerías.

Se siente orgulloso de lo que ha logrado desde su posición humilde y viviendo en una villa de emergencia de la ciudad de Córdoba. " Dicen que en la calle pasan cosas malas, pero en 42 años nunca pisé la policía, lo que significa que si uno quiere, puede".

Su misión solidaria comienza debido a un viaje que tuvo que realizar hace un tiempo atrás. Allí descubrió a un grupo de personas que vive en el monte muy cerca de Cruz del Eje.

Para más datos, es necesario desviarse 60 kilómetros de la ruta y transitar un camino de tierra en muy malas condiciones para llegar a este lugar.

La realidad con la que allí se topó, con casas de paja sin paredes con techos a dos aguas que a duras penas lograban mantenerse en pie, con la pobreza extrema y el hambre que éstas personas experimentan, lo conmovieron de tal manera que decidió tomar cartas en el asunto.

Como para ilustrar un poco más la situación dice, "las villas de acá son un country al lado de aquello"

Comenta que cuando volvió a la carnicería del viaje, pidió que lo ayudaran juntando cosas y allí comenzó la campaña que lo lleva desde hace un largo tiempo a viajar periodicamente a este lugar, llevando víveres y ropa para esas personas.

En esta tarea cuenta con el apoyo del Gobierno de la Provincia que le provee el medio de transporte, ya que su auto se quemó en una de sus últimas travesías.

Recientemente Pedro recibió un galardón muy importante, el premio Jerónimo Luis de Cabrera, otorgado por su loable labor solidaria.

Desde su ignorancia comenta, "la gente que sabe me contó lo que significa, que alguien solo hace algo por los demás y que por eso se lo premia" y agrega "yo pienso que " hay que darle la caña no el pescado a la gente, pero yo no tengo como, el Gobierno debería hacer algo".

Recuerda que siempre que viaja lo hace acompañado de algún medio de comunicación, para que la gente sepa que todo lo recaudado llega a destino de manera completa.

Por último cuando se le pregunta por cuanto tiempo más seguirá con esta iniciativa contesta, "Pienso seguir haciendo esto hasta que Dios me saque la vida".
 


 
(0) - Comentarios
Tarjeta naranja